Inventario de faros históricos

Desde el 1916, el Servicio de Parques Nacionales se ha dedico a asistir, junto a voluntario(as) y asociaciones, en la conservación de lugares históricos. En 1994, el Servicio de Parques Nacionales Marítimo Nacional comenzó la iniciativa que crear un inventario de los faros históricos; esta publicación está fuera de impresión, pero le compartimos la versión digital en la cual se encuentra nuestro Faro de Culebrita.

Screenshot 2014-02-10 12.49.56

 

Advertisements
Categories: Uncategorized | Leave a comment

Lighthouse and Friends

Este sitio web incluye fotografías, direcciones, historias y coordenadas de GPS que se obtuvieron de visitas personales a cada faro en los Estados Unidos y Canadá.

Los/as invitamos a visitar nuestro perfil dentro de la página.

Screenshot 2014-02-10 12.34.03

Categories: Uncategorized | Leave a comment

Faro Culebrita conectando con el mundo

Los radiodifusores del area este de Puerto Rico y la Fundación Culebra están organizando el día Internacional de los Faros. Durante ese día, todos los radiodifusores del mundo se conectan desde faros en diversos países y el de Culebrita se va a conectar por primera vez. Estén pendientes para más detalles.

P1000066          FaroView

Categories: Uncategorized | Leave a comment

Mis memorias del Faro de Culebrita: Años de 1933 al 1939

Por este medio quiero exponer mis vivencias en la islita de Culebrita en el imponente Faro. Puedo recordar eventos desde que apenas yo contaba 2 o’ 3 años. Mis padres eran ambos de Cabo Rojo, don Cayetano Valle y doña Sofía Vega. Como mi padre era miembro activo del servicio de guardacostas, lo asignaban a trabajar a diferentes faros. Se les llamaba “torreros” pues su oficio era vigilar que la luz de la torre no se apagara nunca, pues esa luz alumbraba los barcos que navegaban de noche. Siempre habían dos torreros , uno se amanecía una noche y luego el otro (la luz era de gas). Subían la escalera de caracol hacia la torre y ahí pernoctaban en una camita o catre. Es decir, que en el faro habitaban dos familias en casas independientes. Una vez la otra familia que vivían allí, eran doña Paca Márquez y su primer esposo y su hija Gloria.

En aquellos tiempos los torreros eran las personas mejores pagadas del pueblo, $125.00 mensuales. Las casas tenían las mejores comodidades: buena estufa de kerosene con horno, muebles de mimbre, radio de onda corta, buenas camas, duchas y otras. En una cálida noche tropical mis padres me engendraron en el faro de Culebrita. Cuando mi madre tenia 7 meses de embarazo, se fue a Cabo Rojo a parirme. Justo a los dos meses de yo nacida, regreso’ a Culebra en un barco de vela con su hermosa niña de 101/2 libras. La viejita doña Petrona que vivía frente a la plaza me conto ‘que oyó unos gritos de bebe’ a las 2 de la madrugada.

Ahí comenzó’ mi vida en Culebrita hasta los 6 años de edad. También estaban mis otros hermanitos. Descalzos corríamos por todos esos montes. Para ir al pueblo, que era Culebra, teníamos un pequeño bote de vela que se llamaba “La Chalana”. Cuantas mareadas me di en ese bote ! Mi padre me consolaba diciéndome que ya pronto pondrían un tren para esa ruta. Cada dos semanas íbamos al pueblo en la Chalana a comprar comestibles. Nos vestían con las mejores ropa y zapatos. Ya en Culebra mis padres visitaban algunas amistades : Don Claro Feliciano, don Ernesto Munet, don Juan Solís, doña Rufa Romero y otros. Otras veces mi padre tenia que ir solo al pueblo y a su regreso nosotros lo esperábamos ansiosos mirando desde la torre. Cuando anclaba en el muellecito sacaba un grito: ME LA COOOOOOOOOOMOOOOO (Melacomo) era como me decía de cariño. Y nosotros corríamos cuesta abajo a recibirlo y a recibir los dulces que nos traía.

A veces la gente de Culebra se aparecían los domingos en un barco lleno de gente. Recuerdo que una vez mi mama’ comenzó’ a destapar latas de “corned beef” para guisarla y alimentarlos. Otras veces mi papa’ mataba un cabro, pues allí el criaba cabros, gallinas y vacas. Mi madre tiraba la nata de la leche encima de unas piedras grandes y nosotros las devorábamos. También recuerdo una muchacha que venia a pasar tiempos con nosotros, era Sica Rivera. Si sobraba café’ negro, en la nochecita ella se lo pedía a mi mama’, lo mezclaba con agua y azúcar y hacia un refresco de café’ que nos gustaba mucho (no recuerdo si nos desvelaba ).

De tarde nos sentábamos en la parte de atrás del faro a contemplar la piedra del Bergantin y las islas vírgenes. Mi papa’ tenia una Victrola antigua que tocaba música, y yo no dormía si el no me paseaba al son de la música. También recuerdo el frondoso árbol de Jagüeyes frente al faro, donde jugábamos, almorzábamos y descansamos. Allí echábamos carreras de cobos, y un día un cobo me dio un terrible mordisco en un dedo, grite’ como loca.

De pronto una vez tuvimos que salir rumbo a Guantamo, Cuba para mi papa hacer un trabajo allá. Nos llevaron en una horrible lancha que se llamaba “El Boyero”. El viaje duro’ varios días, y recuerdo que vomite’ tanto que me deshidrate’, los marineros americanos me daban caldo de pollo a cada rato. En Cuba vivíamos en una casa dentro del agua. Por las rendijas yo veía los pececitos peleando. Una vez me caí del puente que llevaba a la casa y por poco me ahogo si no es por mi hermana María que me salvo’.

Luego regresamos a nuestro hogar que era el faro de Culebrita. Y yo muy alegre.
También recuerdo que por los montes comíamos pirulís que abundaban en ese terreno tan seco. Recuerdo el día de Reyes, que poníamos la yerba y al otro día amanecíamos colmados de regalos. En especial recuerdo la muñeca de plumas. Era mi favorita.

Había noches que no podíamos sentarnos afuera por la “zancuera” como decía mi madre. Eran monstruos con alas esos mosquitos. Una vez un perro durmió afuera y amaneció muerto de tantas picadas que recibió. Cuando había inspección mi padre nos daba las ordenes militares: Brillar las perillas de las puertas, recoger las colillas del patio, brillar y brillar hasta el cansancio. En el Boyero llegaban unos militares a inspeccionar todo. ¡Siempre dábamos el grado!

En mi corazón guardare’ estos bellos recuerdos para siempre. Culebrita, mi bella islita, donde aprendí a hablar, gatear, comer, y apreciar las bellezas únicas de tus montes, tus playas y el esplendor del imponente Faro. Siempre…..Siempre…..

Autor: Haydee Kleinschmit

images

Categories: Uncategorized | Leave a comment

¡Felicidades!

Portada de Felicidades 001

Categories: Uncategorized | Leave a comment

Reconocimiento a Don José

Reconocimiento Don Jose 2012 001

Categories: Uncategorized | Leave a comment

Ayúdanos

AVISO

SE BUSCA INFORMACIÓN PARA ENCONTRAR  LA CÚPULA DEL FARO DE CULEBRITA

cupula culebrita

Las edificaciones históricas son patrimonio de todos en nuestra Isla de Culebra. Todos somos dueños de esos edificios y debemos ser custodios y defensores de los mismos. La Fundación de Culebra se ha percatado de que alguien o varias personas se llevaron la cúpula de cobre del Faro de Culebrita.

La Fundación de Culebra Inc. quiere saber quiénes son los(as) responsables de esto. Queremos que la cúpula sea devuelta para en su momento usarla en la restauración o que los responsables la remplacen.

Cualquier información será considerada confidencial.

fundaciondeculebra@gmail.com

Box 331, Culebra, PR 00775

Categories: Uncategorized | Leave a comment

Proyectos sugeridos para jóvenes estudiantes

Se podría coordinar algunas de estas actividades con las/os maestras/os de historia de la escuela.

  1. Hacer secuencia de fechas históricas relevantes a nuestras historia de Culebra.
  2. Hacer mapa rotulado de las playas, montes y áreas de interés de Culebra.
  3. Documentar visualmente el poema la vuelta a Culebra.
  4. Hacer la vuelta a Culebra guiada por adultos/as.
  5. Escanear fotos y documentos que tiene la Fundación.
  6. Proyectar los documentales que posee la Fundación a todos los grupos.
  7. Rotular las calles de Culebra y sus iconos históricos.
  8. Hacer proyecto audiovisual de la historia de la Marina en Culebra.
  9. Hacer proyecto audiovisual de las aves de Culebra.
  10. Hacer proyecto audiovisual de los Tinglares, en colaboración con FWL.
  11. Hacer proyecto de la historia de la transportación en Culebra.
  12. Rotular y limpiar el área de la antigua cisterna.
  13. Hacer programa de reciclaje en la escuela para cuidar el ambiente.
  14. Hacer taller con adultos/as de juegos tradicionales.
  15. Hacer talleres y carreras de canoas tradicionales hechas de planchas de zinc.
  16. Siembra de plantas de Mangle en colaboración con FWL.
  17. Preparar exhibiciones para el museo.
  18. Celebrar el Día de Culebra el 27 de octubre. Este año se cumplieron 132 años del comienzo de establecer el primer poblado.

 

  1. DSC02227 volleybal patillas,museo,escuelita 460 volleybal patillas,museo,escuelita 435
Categories: Uncategorized | Leave a comment

Museo “El Polvorín” 1905

Slide10

Categories: Uncategorized | Leave a comment

Oficina 1908 y Centro de talleres

Slide9

 

 

Categories: Uncategorized | Leave a comment

Blog at WordPress.com.